La Semana de Acción Internacional para la Prohibición de Jets Privados alcanza su punto álgido con el bloqueo del aeropuerto de Farnborough
junio 2, 2024
Actions took place across 8 countries, to ban private jets

Esta mañana, lxs manifestantes bloquearon el acceso al aeropuerto de Farnborough, la terminal de jets privados más grande del Reino Unido. Esto es parte de la Semana de Acción Internacional, con protestas en ocho países que exigen que los gobiernos prohíban los jets privados, cobren impuestos a los viajeros frecuentes y hagan pagar a quienes contaminan. Prometen que habrá más acciones.

2 de junio de 2024 – Hoy, un grupo de activistas bloqueó todas las puertas principales del aeropuerto de Farnborough, el aeropuerto de jets privados más grande del Reino Unido, que tiene planes de expandirse significativamente. Esto fue parte de La Semana de Acción Internacional para la Prohibición de Jets Privados y la injusticia de la aviación, con protestas en Dinamarca, Alemania, México, Noruega, Suecia, Suiza y Estados Unidos. Estas acciones coincidieron con la semana en que los súper ricos se reunieron en Ginebra, una vez más, para la Convención y Exposición Europea de Aviación de Negocios (EBACE), el evento de jets privados más grande de Europa. Los grupos de justicia climática denuncian este evento, así como los lujos escandalosos de unos súper ricos que siguen alimentadoel colapso climático, y afirman que no hay lugar para los jets privados en un mundo en llamas.

Activistas sostienen un avión gigante hecho a mano clamando que detengan a EBACE, en una protesta en Ginebra
  • Facebook
  • Twitter
Los activistas sllevaron a cabo acciones en el Aeropuerto Internacional de Oakland en Estados Unidos (24 de mayo), así como en los aeropuertos de Copenhague, Billund, Sønderborg y Midtjyllands en Dinamarca (25 de mayo) y en el aeropuerto de Bromma en Suecia (26 de mayo); lanzaron una pancarta frente al Aeropuerto Internacional Benito Juárez de la Ciudad de México (18 de mayo); se unió a una asamblea desobediente de Letzte Generation, mientras bloqueaba una carretera en Berlín (25 de mayo); pintaron con aerosol sus demandas en todo Trondheim, Noruega, así como colgaron carteles gigantes de “no a los aviones” en una autopista que cruza la ciudad (28 de mayo). En Ginebra, los aviones de papel llovieron dentro de los centros comerciales Balexert y la Praille, para desenmascarar los jets privados y EBACE (26 de mayo) y se llevó a cabo una protesta frente al lugar donde se estaba celebrando EBACE, con un gran avión hecho a mano.

En el aeropuerto de Farnborough, la Gulfstream Gate sigue aun bloqueada con el barco rosa de Extinction Rebellion; la Ively Gate tiene a cuatro manifestantes atados a bidones de petróleo; y el acceso principal de Salidas está bloqueado por activistas subidos a dos peanas. Un cuarto grupo de manifestantes se mueve entre las otras puertas del aeropuerto para bloquearlas. En las tres puertas principales, los manifestantes lanzan coloridas bengalas de humo, corean consignas e interactúan con miembros del público, acompañados por la banda de tambores XR Rebel Rhythms.

Más de 100 personas participaron en las protestas y varias fueron detenidas.

“Es absolutamente obsceno que, durante una crisis climática y del coste de la vida, mientras la gente se quema bajo un calor abrasador en India y México, o es desplazada por inundaciones catastróficas en Brasil, los súper ricos sigan volando en sus jets privados y vertiendo gasolina en un mundo en llamas”, dice Inês Teles, activista de Stay Grounded. “Estos son los vuelos basura más nocivos, y deben prohibirse, así como los vuelos de corta distancia y los vuelos nocturnos. Tenemos que poner fin a esta locura y responsabilizar a los súper ricos y a las instituciones por la destrucción que están causando”.

Las acciones ocurrieron bajo la bandera de la campaña Make Them Pay (Haz Que Paguen), apoyada por los grupos Stay Grounded, Scientist Rebellion y Extinction Rebellion. Reúne a ciudadanos y científicos de todo el mundo en torno a tres demandas:

  1. Prohibir los jets privados
  2. Aplicar impuestos a los Viajeros Frecuentes
  3. Hacer pagar a los que contaminan

“Los jets privados son el medio de transporte más contaminante, ya que causan unas 10 veces más emisiones de CO2 por pasajero que un vuelo normal, y hasta 100 veces más que los trenes. Alrededor de dos tercios de estos vuelos se realizan por placer, en tramos cortos en los que existen alternativas de bajas emisiones”, dice Gianluca Grimalda, investigador universitario y activista climático. “El ‘daño colateral’ de estos vuelos es causar unas 20.000 muertes cada año, ya que sabemos que cada 4.000 toneladas de CO2 matarán a una persona y los jets privados producen unos 80 millones de toneladas de CO2 anuales. Esto es inaceptable, inhumano y aborrecible”.

Pero los jets privados no son el único problema: la aviación en su conjunto es el pináculo de la injusticia climática, ya que el 1% de la población es responsable del 50% de sus emisiones mientras que el 80% de la población mundial nunca ha puesto un pie en un avión.

“Los viajeros frecuentes adinerados y las aerolíneas que se benefician de esto deben ser detenidos y deben ser los que paguen por su contaminación”, dice Ornela De Gasperin Quintero, profesora de Ecología del INECOL, A.C. “Exigimos una reducción drástica de la aviación, que se haga pagar a los contaminadores por la destrucción que están alimentando y que se cobren impuestos a los viajeros frecuentes, recaudando fondos para la transición necesaria en el sector del transporte y para reparaciones a las comunidades de todo el mundo que se ven más afectadas por los impactos del colapso climático”.

Mientras el mundo es testigo de la anunciada muerte de los 1,5º C Los científicos y las personas de todo el mundo piden un cambio completo en la forma en que la sociedad se relaciona con la aviación y otros sectores de altas emisiones, para poder evitar los peores efectos del colapso climático que, si bien afectará a todos, será aún más mortal para los sectores más pobres y vulnerables de la sociedad. Si toda la sociedad quiere apoyar un movimiento hacia el cambio necesario, entonces los ricos deben dar un paso adelante y eliminar hábitos superfluos, como el uso de aviones privados.

Un informe de Oxfam destacó que el 1% más rico acaparó casi dos tercios de toda la nueva riqueza creada desde 2020, con un total de 42 billones de dólares, casi el doble de dinero que el 99% más pobre de la población mundial. Las demandas de la campaña Make Them Pay (Haz Que Paguen) buscan allanar el camino hacia una distribución más justa de la riqueza: un impuesto anual sobre la riqueza de hasta el 5% para los multimillonarios del mundo podría recaudar 1,7 billones de dólares al año, suficiente para ofrecer un plan de 10 años para acabar con el hambre, apoyar a los países más pobres que están siendo devastados por los impactos climáticos y brindar atención médica universal y protección social para todos los que viven en países de bajos ingresos. La desigualdad climática es uno de los problemas más acuciantes del mundo, y las cuestiones de justicia social y económica deben estar en el centro de nuestra acciones ante el colapso climático.

El año pasado, EBACE ya había sido blanco de una acción directa en la que participaron más de un centenar de activistas climáticos de 17 países. Estas acciones son parte de un impulso creciente, liderado por grupos de la sociedad civil que aumentan la presión para reducir las emisiones de lujo y abordar el impacto climático y la desigualdad de la aviación. Los grupos invitan a todas las personas que quieran pasar a la acción a unirse al Seminario web Jets privados: Prohibición de los vuelos basura, que tendrá lugar el 13 de junio, de 17:30 a 18:30 CEST. También prometen planear más acciones para desafiar la destrucción climática causada por los súper ricos y un sistema adicto a los combustibles fósiles.

 

***

 

MATERIALES COMUNICATIVOS:

Fotos y videos de uso gratuito disponibles aquí.
Materiales de Farnborough disponibles aquí.

CITAS ADICIONALES:

“Estoy aquí hoy porque los aeropuertos privados son una abominación. Expandir Farnborough sería poner los deseos indulgentes de la minoría rica por encima de las necesidades de la mayoría. La población local necesita un aire más limpio y menos contaminación acústica, y la población mundial necesita urgentemente una rápida reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero para sobrevivir. Los aeropuertos privados contribuyen de manera desproporcionada al colapso climático y cerrarlos aumentaría nuestras posibilidades de adherirnos a los Acuerdos Climáticos de París, el tratado internacional supuestamente vinculante a nivel legal, acordado y firmado por nuestro gobierno”.
– Dra. Jessica Upton, 54 años, de Oxford, cirujana veterinaria y cuidadora de crianza

“Mientras los fenómenos meteorológicos extremos simultáneos e interminables se producen en todo el mundo, con una intensidad cada vez mayor, y la gente lucha en todas partes para pagar las facturas y poner comida en su mesa, los ricos se reúnen de nuevo en Ginebra para comprar su próximo jet privado de lujo en EBACE (la Conferencia y Exposición Europea de Aviación de Negocios) y seguir alimentando el colapso climático. Grupos de un creciente movimiento internacional para hacer frente a la injusticia y el impacto climático de la aviación, se unieron una vez más para denunciar a los ricos y dejar claro que esta macabra danza hacia el colapso climático, ambiental y social, no puede tolerarse por más tiempo”.
– Joël Perret, portavoz de Extinction Rebellion Ginebra