Biocombustibles de aviación: Una enorme refinería amenaza los medios de vida y los ecosistemas locales en Paraguay, según un nuevo estudio de caso
marzo 29, 2022
foto: Heñói
  • La refinería de agrocombustibles (biocombustibles) Omega Green en Paraguay es una de las mayores refinerías de agrocombustibles del mundo y la primera de Sudamérica
  • La escasa demanda de agrocombustibles para la aviación en Paraguay significa que este combustible va a producirse para aviones ajenos mientras que las poblaciones locales y los ecosistemas sufren las consecuencias
  • Cultivos de monocultivo problemáticos, como la soja y el cultivo de pongamia para la producción de combustible para la aviación, echan leña al fuego de los conflictos por la tierra
  • La región del Chaco del Paraguay ya sufre de uno de los mayores índices de deforestación del mundo – en 2020 ya se había perdido un 40% de la masa forestal – en 2030 un 70% habrá desaparecido para siempre

Asunción/Londres/Utrecht/Viena, 29 de marzo de 2022 — Como consecuencia de la guerra de Ucrania, muchos países se enfrentan a una crisis alimentaria cada vez mayor. Sin embargo, estudios revelan que la crisis de los precios de los alimentos podría suavizarse si se abandonara la producción de agrocombustibles y se utilizara la tierra cultivable para la producción de alimentos. Un ejemplo especialmente flagrante de producción insostenible de agrocombustibles se desvela en un nuevo estudio de caso publicado hoy por la red mundial Stay Grounded, Biofuelwatch, Heñói y la Coalición Mundial por los Bosques: La refinería de biocombustibles Omega Green que está construyendo la empresa brasileña ECB en Paraguay. Los autores del estudio advierten que la refinería traerá más destrucción, sufrimiento y expansión del agronegocio insostenible que perpetúa la extinción de los pueblos nativos paraguayos sólo para producir combustible para aviones ajenos.

La producción de agrocombustibles se realizará a costa de la salud de los ecosistemas, el acceso a la tierra, un suministro suficiente de alimentos y los medios de vida de la población local. «Los insumos de las plantaciones de monocultivo de soja y pongamia, así como de las grasas animales, reforzarán la deforestación ilegal, impulsarán la insostenible industria de la exportación de carne de vacuno, reducirán al mínimo las posibles tierras cultivables para el cultivo de alimentos, contaminarán las aguas superficiales y subterráneas con pesticidas e implicarán violaciones de los derechos de los pueblos indígenas», advierte Coraina de la Plaza en la Coalición Mundial por los Bosques.

Omega Green (es decir, Omega) será la primera refinería de este tipo en Sudamérica, una de las más grandes hasta la fecha. La refinería no responde a las necesidades energéticas propias de Paraguay: está previsto que produzca principalmente agrocombustibles de aviación, cuando Paraguay es el país que menos emisiones de CO₂ por transporte aéreo de Sudamérica emite y, al mismo tiempo, está clasificado como el país más vulnerable de Sudamérica a los impactos de la crisis climática.

«Los biocombustibles y especialmente los biocombustibles para la aviación satisfacen la demanda mundial de una minoría, mientras que la demanda en el mismo Paraguay es extremadamente baja. Omega Green, como todos los proyectos extractivos, trae más destrucción, dolor y extinción a nuestro pueblo. El proyecto está dominado por el interés y los beneficios de los grandes inversores y empresas extranjeras, mientras amenaza los ecosistemas locales y empobrece y enferma a la población campesina e indígena» , insiste Inés Franceschelli, coautora del estudio de caso e investigadora de Heñói.

Paraguay está sufriendo las consecuencias de un modelo económico impuesto por las grandes empresas transnacionales que extraen rentas y dejan a su paso deforestación, ecosistemas agonizantes, contaminación, pobreza y enfermedades. El gobierno paraguayo llegó incluso a conceder al propietario del proyecto Omega, el Grupo BCE, una exención total de impuestos, así como un permiso para repatriar todo su capital y beneficios sin coste alguno.

«Nuestro estudio de caso muestra una vez más cómo la producción de biocombustible para la aviación saldrá de cultivos y árboles cultivados para ese fin, como la soja y la pongamia. Esto no es una solución a los impactos nocivos de la aviación. Más bien al contrario: los biocombustibles tienen un impacto negativo en las comunidades, los bosques, la biodiversidad y los medios de vida a causa de la apropiación de tierras y la deforestación. En lugar de depender de los biocombustibles, hay que detener e invertir el crecimiento de la aviación y acabar con los mecanismos que promueven la producción de biocombustibles como solución climática» , exige Almuth Ernsting, codirectora de Biofuelwatch.

«¡Debemos alimentar personas, no tanques! Mientras sigue habiendo muchos millones de personas que se mueren de hambre en todo el mundo, no podemos utilizar cada vez más tierra para cultivos de combustible y quemar alimentos. Además, proyectos como la mal llamada refinería «Omega Green» están echando más combustible a la crisis ecológica: el lavado verde mediante la promoción de los agrocombustibles sólo acelerará el calentamiento global. La única manera de disminuir las emisiones con la suficiente rapidez es reducir la aviación» , afirma Mira Kapfinger, cofundadora de Stay Grounded.

Omega forma parte de un proceso de desarrollo de agrocombustibles en Sudamérica con la falsa promesa de ser una «solución sostenible» para afrontar la crisis climática. Es vital terminar con esta falsa promesa antes de que la construcción de la refinería siga adelante y comprometa al río Paraguay, una de las principales fuentes de vida del sistema hídrico nacional. El impacto sobre la población local ya es evidente con la destrucción de la comunidad Santa Rosa en Villeta.

—-

Puede leer el estudio completo aquí
Imágenes de prensa disponibles en nuestra cuenta de Flickr

—-

Stay Grounded es una red global que representa a más de 180 organizaciones miembro que hacen campaña a favor de la reducción de la aviación y de un sistema de movilidad con justicia climática, incluyendo grupos a nivel local y nacional de campañas de aeropuertos y climáticas.

Heñói es un Centro de Estudios y Promoción de la Democracia, los Derechos Humanos y la Sostenibilidad Socio-ambiental, basado en Asunción, Paraguay.

Biofuelwatch es una organización basada en el Reino Unido y los Estados Unidos que ofrece información y hace incidencia política y campañas en relación a las repercusiones de la bioenergía industrial sobre el clima, el medio-ambiente, los derechos humanos y la salud pública.

Global Forest Coalition es una coalición internacional de ONGs y Organizaciones de Pueblos Indígenas que defienden la justicia social y los derechos de los pueblos de bosques en las políticas forestales.

Contactos de prensa:
Megan Morrissey (Global Forest Coalition)
Email:
Teléfono: +1 202-365-6900

Megan Morrissey (Global Forest Coalition)
Email: Teléfono: +1 202-365-6900