El nuevo informe del aeropuerto de Schiphol exige una reducción de la aviación
enero 26, 2024

25 de enero – Ayer, el aeropuerto de Schiphol publicó una nueva investigación que muestra la necesidad de una fuerte reducción del tráfico aéreo para detener el calentamiento climático. El aeropuerto propone el principio de “quien contamina paga”, con medidas como un impuesto mundial sobre el queroseno y un impuesto para la clase ejecutiva y los vuelos privados.

“Este informe es un rayo de luz en el horizonte de la aviación. Es raro que la industria, en este caso uno de los cinco aeropuertos más grandes de Europa, reconozca realmente la necesidad del decrecimiento. Esperamos que esto abra los ojos de otros aeropuertos y responsables políticos sobre la urgencia de implementar las medidas propuestas”., dice Magdalena Heuwieser, de la red global Stay Grounded.

La investigación de Schiphol mostró que se necesita al menos una reducción del 30 por ciento de CO2 (en comparación con 2019) para que Schiphol y la aviación europea estén en camino en 2030. Eso es más que el objetivo actual de los holandeses de una reducción del 9 por ciento.

Schiphol encargó al Centro Aeroespacial de los Países Bajos (NLR) y al instituto de investigación CE Delft que investigaran lo que se necesita para que las emisiones de CO2 de Schiphol se ajusten al Acuerdo de París. El informe de CE Delft explica por qué “los avances tecnológicos llegarán demasiado tarde” y la producción del llamado “combustible de aviación sostenible” tiene límites. Concluye que: “Las medidas de gestión de la demanda son necesarias para alinear el sector de la aviación con los objetivos del Acuerdo de París”.

El aeropuerto de Schiphol propone las siguientes medidas:

  • Convertir el impuesto neerlandés sobre los pasajeros aéreos en un impuesto basado en la distancia. El 20 por ciento de los vuelos (de larga distancia) son responsables del 80 por ciento de las emisiones. Este impuesto estaría en línea con la tributación basada en la distancia existente en Alemania y el Reino Unido.
  • Impuesto adicional para clase ejecutiva y vuelos privados.
  • Desviar los ingresos del impuesto a los vuelos para ayudar al sector de la aviación holandés a acelerar su alejamiento de los combustibles fósiles. Esto también crearía una ventaja competitiva para el desarrollo de iniciativas de aviación sostenible en el país.
  • Ampliar el régimen europeo de comercio de derechos de emisión para incluir los vuelos intercontinentales. Actualmente, esto solo se aplica a los vuelos dentro de Europa.
  • Introducir un Mecanismo de Ajuste en Frontera de las Emisiones de Carbono (MAFC) en Europa para evitar la fuga de carbono y mantener unas condiciones de competencia equitativas.
  • Comprometerse a cumplir con un impuesto mundial sobre el queroseno y una obligación de mezcla a través de la Organización de Aviación Civil Internacional (OACI).

Estas medidas son mucho más realistas sobre la escala de cambio necesaria que la mayoría de las propuestas de la industria sobre las emisiones. La aviación es el pináculo de la injusticia climática, ya que el 1% es responsable del 50% de las emisiones de la aviación. Son en su mayoría la élite global la que es superemisora, y deberían pagarlo a través de impuestos y cargos adicionales por clase ejecutiva. Aun así, se trata en su mayoría de medidas basadas en el mercado, que no llegan a reducir realmente los vuelos de forma justa: en lugar de un impuesto sobre los vuelos privados, necesitamos una prohibición de los vuelos privados, así como de los vuelos de corta distancia, una tasa de vuelo frecuente y límites claros a los vuelos en los aeropuertos. Los ingresos fiscales deben utilizarse para invertir en redes ferroviarias fiables y sostenibles“, concluye Magdalena Heuwieser de Stay Grounded.

 

CONTACTO DE PRENSA:
Magdalena Heuwieser, +43 (0) 670 3534311, press@stay-grounded.org